La importancia del mantenimiento de las impresoras

En una sociedad cada vez más digitalizada, los equipos de impresión suponen un instrumento fundamental de trabajo en cualquier empresa, ya que a través de ellos se genera, se almacena o se duplica la documentación necesaria para poder realizar la actividad diaria (facturas, albaranes, contratos, …)

Algunas averías en las impresoras tales como un simple atasco de papel pueden generar importantes contratiempos en el desarrollo del trabajo; por tanto, es recomendable realizar una inversión en un servicio de mantenimiento de calidad en equipos de impresión.

Este tipo prestaciones suelen incluir el mantenimiento preventivo y la asistencia técnica.

En los mantenimientos preventivos, el personal de servicio técnico se adelanta a posibles percances que puedan tener lugar en las impresoras y toman las medidas necesarias antes de que ocurran; mediante la asistencia técnica se ofrecen soluciones a averías que ya existen.

Disponer de un servicio de mantenimiento en equipos de impresión también aporta ventajas a las empresas:

  • Ahorro de coste: el mantenimiento preventivo permite conservar durante más tiempo y en mejor estado los dispositivos de impresión. Además, a medio plazo, resulta más económico asumir el coste del mantenimiento que el coste de reparar averías puntuales.
  • Ahorro de tiempo: se eliminan tiempos ociosos al detectar incidencias antes de que ocurran.
    Por otra parte, el técnico, en la mayoría de los casos, aporta soluciones provisionales que permiten seguir trabajando hasta que la incidencia queda resuelta.
  • Preservación del medioambiente: la asistencia preventiva prolonga la vida útil de las impresoras durante más tiempo.
    Por otra parte, las empresas de mantenimiento suelen asumir la retirada de los equipos de impresión y de los consumibles cuando estos son sustituidos, desechándolos de acuerdo a la normativa vigente.

Algunas recomendaciones a tener en cuenta para decantarse por una empresa de mantenimiento de equipos de impresión son las siguientes:

  • Disposición de personal de servicio técnico profesional, cualificado y continuamente formado.
  • Oferta de productos de calidad.
  • Asesore sobre los productos y servicios adecuados a las necesidades de cada empresa
  • Disponga de experiencia en el sector de ofimática.